Wikipedia, Sociedad Civil y el Congreso del Estado de Jalisco

Decidí escribir sobre el Congreso del Estado de Jalisco ya que la rama legislativa del país siempre me ha interesado. Me había dado cuenta de que la página no estaba bien redactada, faltaban algunos detalles y había una omisión muy valiosa.

Hace dos años, un gran número de asociaciones civiles, muchas de las cuales apoyaron y/trabajaron en la Iniciativa de Ley Ciudadana 3 de 3, se reunieron para advocar por la transparencia gubernamental, la rendición de cuentas y el fortalecimiento de la participación ciudadana en los cuerpos legislativos. ¿A qué llegaron? A la creación de criterios para evaluar al gobierno. Precisamente sobre eso fueron las actividades de esta tercera parte del curso. 
En total crearon diez principios, y los llamaron «Los Diez Principios por el Parlamento Abierto en México». A su vez, cada criterio tiene variables exactas, y en total suman 95. 
También realizaron un diagnóstico para cada uno de los cuerpos legislativos en el país. Sus resultados pueden ser consultados en su página de Internet.
1. Derecho a la información (100%)
2. Participación ciudadana y rendición de cuentas (42%)
3. Información parlamentaria (57%)
4. Información presupuestal y administrativa (33%)
5. Información sobre legisladores y servidores públicos (47%)
6. Información histórica (0%)
7. Datos abiertos y no propietario (0%)
8. Accesibilidad y difusión (100%)
9. Conflictos de interés (0%)
10. Legislan a favor de gobierno abierto (0%)

Corregir errores de puntuación y de gramática en los párrafos introductorios. Además, cambiar la definición de las Comisiones Legislativas por una con fuente confiable y más exacta proveniente de la página oficial del Congreso de Jalisco.

Establecer capítulo para definir en qué tiempos hay sesión ordinaria. La información sería de un libro de la Biblioteca, El Congreso General Mexicano. Su Evolución  y Funcionamiento Actual. Hay un capítulo dedicado a congresos locales y contiene que hay dos periodos de sesiones ordinarias al año. El primero es del 1 de febrero al 31 de marzo y el segundo es del 15 de septiembre al 15 de diciembre.

Según el portal INFOLEJ, Información Legislativa del Estado de Jalisco, existen 505 Iniciativas de Ley estancadas en las comisiones.

En total, estaría añadiendo cinco fuentes a la página, y así en total tendrá ocho.

Wikipedia, Sociedad Civil y el Congreso del Estado de Jalisco

Decidí escribir sobre el Congreso del Estado de Jalisco ya que la rama legislativa del país siempre me ha interesado. Me había dado cuenta de que la página no estaba bien redactada, faltaban algunos detalles y había una omisión muy valiosa.

Hace dos años, un gran número de asociaciones civiles, muchas de las cuales apoyaron y/trabajaron en la Iniciativa de Ley Ciudadana 3 de 3, se reunieron para advocar por la transparencia gubernamental, la rendición de cuentas y el fortalecimiento de la participación ciudadana en los cuerpos legislativos. ¿A qué llegaron? A la creación de criterios para evaluar al gobierno. Precisamente sobre eso fueron las actividades de esta tercera parte del curso. 
En total crearon diez principios, y los llamaron «Los Diez Principios por el Parlamento Abierto en México». A su vez, cada criterio tiene variables exactas, y en total suman 95. 
También realizaron un diagnóstico para cada uno de los cuerpos legislativos en el país. Sus resultados pueden ser consultados en su página de Internet.
1. Derecho a la información (100%)
2. Participación ciudadana y rendición de cuentas (42%)
3. Información parlamentaria (57%)
4. Información presupuestal y administrativa (33%)
5. Información sobre legisladores y servidores públicos (47%)
6. Información histórica (0%)
7. Datos abiertos y no propietario (0%)
8. Accesibilidad y difusión (100%)
9. Conflictos de interés (0%)
10. Legislan a favor de gobierno abierto (0%)

Corregir errores de puntuación y de gramática en los párrafos introductorios. Además, cambiar la definición de las Comisiones Legislativas por una con fuente confiable y más exacta proveniente de la página oficial del Congreso de Jalisco.

Establecer capítulo para definir en qué tiempos hay sesión ordinaria. La información sería de un libro de la Biblioteca, El Congreso General Mexicano. Su Evolución  y Funcionamiento Actual. Hay un capítulo dedicado a congresos locales y contiene que hay dos periodos de sesiones ordinarias al año. El primero es del 1 de febrero al 31 de marzo y el segundo es del 15 de septiembre al 15 de diciembre.

Según el portal INFOLEJ, Información Legislativa del Estado de Jalisco, existen 505 Iniciativas de Ley estancadas en las comisiones.

En total, estaría añadiendo cinco fuentes a la página, y así en total tendrá ocho.

Criterios, criterios, criterios

El pluralismo en una sociedad rompe con la idea de la verdad absoluta. Existen varios enfoques, muchas experiencias distintas. No hay más una sola religión, una sola ideología económica, una sola forma de gobierno. Escribía en una entrada pasada que el Estado no es el único con las herramientas o autoridad para acercarse a la verdad. Y sin embargo, cualquier verdad fuera de sus números “oficiales”, es de alguna manera, ilegal, o inválida, sin peso jurídico o político. Basta ver la reacción de los diferentes órganos competentes respecto al informe del Grupo Interdisciplinario de expertos Independientes sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes en Ayotzinapa. No hay apertura a otras teorías, a otros procesos. Esta situación pone en evidencia las fallas de creer que existe algo así como una sola verdad objetiva a la que todos debemos aspirar.
Escher, 1920
Para entender la verdad a este autor no le interesa tanto hablar sobre diferentes teorías de la verdad sino a comprender nuestros criterios para entender los que es verdad. Otra cosa que hay que asumir es que nunca dejarán de existir grupos que proclaman tener LA verdad. Como el gobierno mexicano. Y al mismo tiempo habrá millones con una manera uniformada de pensar.
El pensamiento crítico no esta en dos partes al mismo tiempo, sólo en uno. Esta delimitado. Cuando decidimos quién o qué tiene razón respecto a algo nos guiamos por criterios. Cuando los criterios son claros, es fácil saber a quién otorgar la razón. Por ejemplo, el CONEVAL utiliza una diversidad de factores, no sólo de ingresos monetarios, para medir la riqueza (o más bien la pobreza) de cada persona en el país. Mide el acceso a la educación, salud, etc. Con estos criterios se puede conocer la condición, con un panorama bastante completo, de todos en el país. El CONEVAL es un institución que encuentro confiable, entonces en mi concepción de México existe esta medición.
Kuhn, 1930
Sin embargo, también existe la situación de no conocer qué criterios utilizar. Por ejemplo, en una novela el autor relata como un hombre, oriundo de India pero habitante de Canadá, visita los circos de su país natal. Hace mención que a sus hijos, nacidos y criados en Canadá, les desagrada ver a lo niños trabajando, porque lo consideran explotación infantil. Sin embargo, él opina que la vida en un circo los hace afortunados, ya que después de haber nacido en extrema pobreza, el circo los acoge y los alimenta, les da una familia y amigos, les permite viajar por el país, les enseña un oficio y llevar una vida extravagante. Las jornadas pueden ser duras, pero no son miserables. Claro que desde el punto de vista occidental, sí son miserables. Pero esto se complica porque entra en conflicto con la concepción misma de lo que debería ser la vida según países como Canadá o EE, UU. La idea de un país perfecto es donde todas las familias tengan una casa propia, dos coches, seguro médico para todos, universidad asequible para los hijos, dos vacaciones anuales, y una pensión decente para los padres. Mientras que no suena mal, no deja de ser una imposición de un estilo de vida. Este es un caso en donde es la valoración, y no los hechos, lo que está en juego. En el caso de la lectura, es un juicio, donde el juez conoce los hechos pero tiene que contextualizar lo sucedido.
El texto de Terricabras también discute sobre la relatividad de la verdad. No es lo mismo conocer algo a medias a revelar soló una porción de lo qué/e sabes. Es más, un testigo honesto que da un testimonio a fin cuentas no puede saber si conoce toda la verdad, entonces de nuevo nos encontramos con una verdad a medias.

Por último resaltar que la verdad relacional es aquella que podamos atar a criterios.

Criterios, criterios, criterios

El pluralismo en una sociedad rompe con la idea de la verdad absoluta. Existen varios enfoques, muchas experiencias distintas. No hay más una sola religión, una sola ideología económica, una sola forma de gobierno. Escribía en una entrada pasada que el Estado no es el único con las herramientas o autoridad para acercarse a la verdad. Y sin embargo, cualquier verdad fuera de sus números “oficiales”, es de alguna manera, ilegal, o inválida, sin peso jurídico o político. Basta ver la reacción de los diferentes órganos competentes respecto al informe del Grupo Interdisciplinario de expertos Independientes sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes en Ayotzinapa. No hay apertura a otras teorías, a otros procesos. Esta situación pone en evidencia las fallas de creer que existe algo así como una sola verdad objetiva a la que todos debemos aspirar.
Escher, 1920
Para entender la verdad a este autor no le interesa tanto hablar sobre diferentes teorías de la verdad sino a comprender nuestros criterios para entender los que es verdad. Otra cosa que hay que asumir es que nunca dejarán de existir grupos que proclaman tener LA verdad. Como el gobierno mexicano. Y al mismo tiempo habrá millones con una manera uniformada de pensar.
El pensamiento crítico no esta en dos partes al mismo tiempo, sólo en uno. Esta delimitado. Cuando decidimos quién o qué tiene razón respecto a algo nos guiamos por criterios. Cuando los criterios son claros, es fácil saber a quién otorgar la razón. Por ejemplo, el CONEVAL utiliza una diversidad de factores, no sólo de ingresos monetarios, para medir la riqueza (o más bien la pobreza) de cada persona en el país. Mide el acceso a la educación, salud, etc. Con estos criterios se puede conocer la condición, con un panorama bastante completo, de todos en el país. El CONEVAL es un institución que encuentro confiable, entonces en mi concepción de México existe esta medición.
Kuhn, 1930
Sin embargo, también existe la situación de no conocer qué criterios utilizar. Por ejemplo, en una novela el autor relata como un hombre, oriundo de India pero habitante de Canadá, visita los circos de su país natal. Hace mención que a sus hijos, nacidos y criados en Canadá, les desagrada ver a lo niños trabajando, porque lo consideran explotación infantil. Sin embargo, él opina que la vida en un circo los hace afortunados, ya que después de haber nacido en extrema pobreza, el circo los acoge y los alimenta, les da una familia y amigos, les permite viajar por el país, les enseña un oficio y llevar una vida extravagante. Las jornadas pueden ser duras, pero no son miserables. Claro que desde el punto de vista occidental, sí son miserables. Pero esto se complica porque entra en conflicto con la concepción misma de lo que debería ser la vida según países como Canadá o EE, UU. La idea de un país perfecto es donde todas las familias tengan una casa propia, dos coches, seguro médico para todos, universidad asequible para los hijos, dos vacaciones anuales, y una pensión decente para los padres. Mientras que no suena mal, no deja de ser una imposición de un estilo de vida. Este es un caso en donde es la valoración, y no los hechos, lo que está en juego. En el caso de la lectura, es un juicio, donde el juez conoce los hechos pero tiene que contextualizar lo sucedido.
El texto de Terricabras también discute sobre la relatividad de la verdad. No es lo mismo conocer algo a medias a revelar soló una porción de lo qué/e sabes. Es más, un testigo honesto que da un testimonio a fin cuentas no puede saber si conoce toda la verdad, entonces de nuevo nos encontramos con una verdad a medias.

Por último resaltar que la verdad relacional es aquella que podamos atar a criterios.

Wikipedia no cuenta como fuente

Wikipedia no me gustaba. Después de estas lecturas, corregiría mi opinión. Lo que sigue sin gustarme es como la gente usa Wikipedia, incluyéndome. No niego que sea útil y práctica. Pero, más allá de hacerte una idea de algún sujeto o hecho histórico, no puedes confiar plenamente en ella. En esta clase y en la de Manejo de Información hemos tratado mucho con criterios; criterios para establecer la verdad, criterios para confiar material en Internet, criterios para tu investigación. Creo que la búsqueda y acceso a información sin Wikipedia es más asequible de lo que la gente asume. 

Por poner un ejemplo, acotar las búsquedas en Google para sólo desglosar páginas con un dominio .edu resulta en información más confiable y de rigor académico. Dependiendo del tiempo y lo que se busca en particular uno puede viajar entre páginas recopilando fuentes y puntos de vista, haciendo a un lado lo demasiado específico y técnico o lo que tiene un enfoque que no te sirve. El abrir y cerrar pestañas o viajar entre ellas junto con la toma de algunas notas no es complicado ni muy tardado. No es ir a un biblioteca a buscar entre cientos de fichas. ¿No son suficientes las comodidades de una computadora con un buscador? No puedo evitar pensar que usar mucho Wikipedia es una claudicación de la autonomía de buscar información. Es sacrificar mucho el potencial del Internet por un poco de comodidad. 

Serebriakova, 1919

En su página, Wikipedia define cinco pilares para sus políticas oficiales. Se denomina como enciclopedia, nada más. Otro establece la imparcialidad. Wikipedia es esa persona que no tiene interés personal en algo y te explica los diferentes puntos de vista, le interesa más entender el conflicto. También que es de contenido libre. En cuanto a convivencia estable el respeto y la tolerancia como claves, y al final establece su libertad interna.

El significado de wiki es rápido, lo cual da a entender un poco de la esencia de este proyecto. Otro elemento importante es la conectividad entre artículos, que una autora recalca no puedes obtener de un libro (pero yo argumentaría que sí de Internet en general, no que sea una propiedad exclusiva de Wikipedia). En aquellos casos en que exista una escasez de artículos e intervenciones sobre un artículo siempre se puede recurrir a los Wikiproyectos, que fomentan la actividad de usuarios.
Una controversia dentro de Wikipedia es si puede existir un criterio de lo que tiene la relevancia para merecer una entrada y lo que no. Predominó que no, y si es una plataforma con información escrita por usuarios, no veo porque debería ser de otra manera. 

Stoller, 50’s

Otra controversia versa sobre las diferencias entre la creación de información y el software libre. ¿Cómo puede el saber enciclopédico en su carácter meticuloso beneficiarse de un enfoque de inmediatez y acceso por parte de todos? Creo que en esa pregunta se puede resumir la esencia de la Wikipedia, su mayor fuerte es también su mayor debilidad. Pero lo importante es que Wikipedia no rehuye esta condición, al contrario, se erige en esta. La clasificación de conocimiento útil rompe con los moldes tradicionales del conocimiento. La autoridad que conlleva una trayectoria académica no vuelve más importante la voz de una persona.

Hay dos cosas que podrían usarse como argumentos contra la Wikipedia incluso tomando en cuenta esta lectura. Primero me referiré a la lectura de Clifford Geertz sobre el sentido común, en particular la siguiente frase 

…la naturalidad de las concepciones del sentido común pueden depender de otro tipo de historias (no científicas) poco corrientes sobre el modo en que las cosas son.

Y lo segundo es una entrevista sobre el fenómeno de celebridades respaldando dietas y productos de salud que no tienen fundamento científico o de expertos. El entrevistado habla que es probable que las personas sepan que tal celebridad no es experta en nutrición, pero el hecho de que sea más probable que lean algo que dijo en una entrevista de alguna revista de gran circulación a leer un artículo en una revista académica influye en la concepción de dicha persona sobre el tema, aunque sea subconscientemente. Es a lo que se refiere Clifford Geertz cuando habla de «otro tipo de historias (no científicas)» que crean nuestra concepción del mundo. Se puede concluir que aunque uno sea un buen lector de Wikipedia no impide que la información no se filtre. Encontré el término en inglés para esto; «Avilability Bias», que no sé como se traduce en español, «sesgo de disponibilidad» o «parcialidad de disponibilidad«, sugiere el traductor de Google. Creo que es importante reconocer esto cuando se navega por Wikipedia. 

Por lo general para lo que más uso Wikipedia es fútbol; información de jugadores, competiciones. registros de estadísticas, temporadas, traspasos, características de jugadores rivales o posible compras de mi equipo. El aspecto que no me agrada de varios artículos es es que no parece existir un criterio de la extensión de cada parte. Los perfiles de políticos locales suelen ser bastante sesgados, de manera que se vuelve evidente que fueron editados por una persona dentro del equipo de trabajo de la persona en cuestión.


Como última reflexión me gustaría criticar la forma en que me enseñaron sobre Wikipedia durante la Secundaria y Preparatoria. Partamos del supuesto que informar para tomar decisiones es mejor a tachar algo de tabú. Por ejemplo, por lo menos en mi caso, los maestros nos informaron de temas como sexualidad y drogas. No era sólo una posición de abstención sino de informarnos sobre la cuestión. Pero cuando se trata de Wikipedia, la mayoría de los docentes toman una postura de abstención sin explicación. «Necesitan citar lo que dicen. Ah, y Wikipedia no cuenta como fuente». En ningún momento nos explican qué es Wikipedia, cómo se puede usar Wikipedia, de qué manera sirve y cómo te debes aproximar a ella. Aprender eso a los trece o catorce años representaría una importante herramienta. 





Wikipedia no cuenta como fuente

Wikipedia no me gustaba. Después de estas lecturas, corregiría mi opinión. Lo que sigue sin gustarme es como la gente usa Wikipedia, incluyéndome. No niego que sea útil y práctica. Pero, más allá de hacerte una idea de algún sujeto o hecho histórico, no puedes confiar plenamente en ella. En esta clase y en la de Manejo de Información hemos tratado mucho con criterios; criterios para establecer la verdad, criterios para confiar material en Internet, criterios para tu investigación. Creo que la búsqueda y acceso a información sin Wikipedia es más asequible de lo que la gente asume. 

Por poner un ejemplo, acotar las búsquedas en Google para sólo desglosar páginas con un dominio .edu resulta en información más confiable y de rigor académico. Dependiendo del tiempo y lo que se busca en particular uno puede viajar entre páginas recopilando fuentes y puntos de vista, haciendo a un lado lo demasiado específico y técnico o lo que tiene un enfoque que no te sirve. El abrir y cerrar pestañas o viajar entre ellas junto con la toma de algunas notas no es complicado ni muy tardado. No es ir a un biblioteca a buscar entre cientos de fichas. ¿No son suficientes las comodidades de una computadora con un buscador? No puedo evitar pensar que usar mucho Wikipedia es una claudicación de la autonomía de buscar información. Es sacrificar mucho el potencial del Internet por un poco de comodidad. 

Serebriakova, 1919

En su página, Wikipedia define cinco pilares para sus políticas oficiales. Se denomina como enciclopedia, nada más. Otro establece la imparcialidad. Wikipedia es esa persona que no tiene interés personal en algo y te explica los diferentes puntos de vista, le interesa más entender el conflicto. También que es de contenido libre. En cuanto a convivencia estable el respeto y la tolerancia como claves, y al final establece su libertad interna.

El significado de wiki es rápido, lo cual da a entender un poco de la esencia de este proyecto. Otro elemento importante es la conectividad entre artículos, que una autora recalca no puedes obtener de un libro (pero yo argumentaría que sí de Internet en general, no que sea una propiedad exclusiva de Wikipedia). En aquellos casos en que exista una escasez de artículos e intervenciones sobre un artículo siempre se puede recurrir a los Wikiproyectos, que fomentan la actividad de usuarios.
Una controversia dentro de Wikipedia es si puede existir un criterio de lo que tiene la relevancia para merecer una entrada y lo que no. Predominó que no, y si es una plataforma con información escrita por usuarios, no veo porque debería ser de otra manera. 

Stoller, 50’s

Otra controversia versa sobre las diferencias entre la creación de información y el software libre. ¿Cómo puede el saber enciclopédico en su carácter meticuloso beneficiarse de un enfoque de inmediatez y acceso por parte de todos? Creo que en esa pregunta se puede resumir la esencia de la Wikipedia, su mayor fuerte es también su mayor debilidad. Pero lo importante es que Wikipedia no rehuye esta condición, al contrario, se erige en esta. La clasificación de conocimiento útil rompe con los moldes tradicionales del conocimiento. La autoridad que conlleva una trayectoria académica no vuelve más importante la voz de una persona.

Hay dos cosas que podrían usarse como argumentos contra la Wikipedia incluso tomando en cuenta esta lectura. Primero me referiré a la lectura de Clifford Geertz sobre el sentido común, en particular la siguiente frase 

…la naturalidad de las concepciones del sentido común pueden depender de otro tipo de historias (no científicas) poco corrientes sobre el modo en que las cosas son.

Y lo segundo es una entrevista sobre el fenómeno de celebridades respaldando dietas y productos de salud que no tienen fundamento científico o de expertos. El entrevistado habla que es probable que las personas sepan que tal celebridad no es experta en nutrición, pero el hecho de que sea más probable que lean algo que dijo en una entrevista de alguna revista de gran circulación a leer un artículo en una revista académica influye en la concepción de dicha persona sobre el tema, aunque sea subconscientemente. Es a lo que se refiere Clifford Geertz cuando habla de «otro tipo de historias (no científicas)» que crean nuestra concepción del mundo. Se puede concluir que aunque uno sea un buen lector de Wikipedia no impide que la información no se filtre. Encontré el término en inglés para esto; «Avilability Bias», que no sé como se traduce en español, «sesgo de disponibilidad» o «parcialidad de disponibilidad«, sugiere el traductor de Google. Creo que es importante reconocer esto cuando se navega por Wikipedia. 

Por lo general para lo que más uso Wikipedia es fútbol; información de jugadores, competiciones. registros de estadísticas, temporadas, traspasos, características de jugadores rivales o posible compras de mi equipo. El aspecto que no me agrada de varios artículos es es que no parece existir un criterio de la extensión de cada parte. Los perfiles de políticos locales suelen ser bastante sesgados, de manera que se vuelve evidente que fueron editados por una persona dentro del equipo de trabajo de la persona en cuestión.


Como última reflexión me gustaría criticar la forma en que me enseñaron sobre Wikipedia durante la Secundaria y Preparatoria. Partamos del supuesto que informar para tomar decisiones es mejor a tachar algo de tabú. Por ejemplo, por lo menos en mi caso, los maestros nos informaron de temas como sexualidad y drogas. No era sólo una posición de abstención sino de informarnos sobre la cuestión. Pero cuando se trata de Wikipedia, la mayoría de los docentes toman una postura de abstención sin explicación. «Necesitan citar lo que dicen. Ah, y Wikipedia no cuenta como fuente». En ningún momento nos explican qué es Wikipedia, cómo se puede usar Wikipedia, de qué manera sirve y cómo te debes aproximar a ella. Aprender eso a los trece o catorce años representaría una importante herramienta. 





Segundo Trabajo Integrador

 En su texto de Ideas y Creencias, José Ortega y Gasset hace una reflexión de lo que son las ideas y creencias para un hombre. Las diferencias entre sí y cómo se ven reflejadas en nuestro día a día. Dice que las creencias son ideas que somos. Que no son pensamientos que tenemos ni a los que llegamos por una vía u otra sino cosas que ya están ahí; se confunden con la realidad misma. Con las creencias propiamente no hacemos nada, sino que simplemente estamos en ella. Ya trabajan en nuestro fondo cuando nos ponemos a pensar en algo. Si estoy en Wal-Mart pienso en si habrá de las croquetas que mi perro come, pero nunca cuestiono si al llegar a la casa estará el perro, el elemento clave de la ecuación. La máxima eficacia sobre nuestro comportamiento reside en las implicaciones latentes de nuestra actividad intelectual {…} y en que, de puro contar con ello, no pensemos. Cristóbal Colón no tenía la certeza de que podría dar la vuelta al mundo en tiempo suficiente para probar sus teorías mercantiles. Lo que sí era una certeza era que si uno navegaba por el tiempo suficiente se llegaría a Asia. Ni su creencia ni ocurrencia cuadraban con la realidad, pero sirve para comprender como estos dos conceptos funcionan en una persona y cómo la historia se puede entender mejor separando estos dos conceptos.  A las ideas con las que no cargamos, las que no asumimos, las refiere como “ocurrencias”. Y ya que nuestras creencias son nuestra realidad, las ocurrencias están un plano diferente al de “realidad”. La verdad o falsedad de una idea es una cuestión de “política interior” dentro del mundo imaginario de nuestras ideas. También señala la incongruencia de referirse a estos dos rubros, creencias y ocurrencias, como una sola cosa; ideas.
(Colville, 1961)
Otro tema importante es el de las adhesiones mentales que se pueden realizar, como el del pensamiento científico. Podemos ponernos a pensar y leer sobre un tema, y cambiar de opinión, todo esto a nuestra voluntad. Pero en ese caso ya no es creencia ni realidad, porque realidad es aquello con lo que contamos ya. ¿Significa esto que puedes escarbar en lo más hondo de tu conocimiento y llegar a tus creencias?, ¿Pero una vez las vislumbras y tocas ya no son creencias?, o que por su naturaleza nunca podemos cuestionar y pensar en las creencias, están siempre por debajo del agua. En ese caso hay muchas cosas que consideramos creencias que sólo son ocurrencias. Aquello que sí lo son definen nuestro estado más esencial y primitivo, no somos una forma definida con sólo eso.
(Sánchez, 1998)
Un ejemplo de creencia es la fe en la inteligencia. Esto no significa una creencia en lo que la inteligencia produce. Eso desencadenaría en una pérdida de la fe en la inteligencia, pues esta misma se corrige todo el tiempo sobre lo que produce. Cuando el dogma falla, la inteligencia falla y se pierde su fe como creencia. Pero eso no pasa.
El último concepto de la lectura es la duda. En ella una cae por un abismo sin fin. La duda conserva de la creencia el carácter de ser algo en que se está. Es decir, que no lo hacemos o ponemos nosotros.Si la creencia es la tierra firme en la que estamos postrados, entonces las grietas por donde sale agua es la duda, es inestable. Pero son estos huecos donde entran las ideas. Pensar en una cosa es lo menos que podemos hacer con ella.
En mi reflexión de esa semana escribí sobre tres cosas en particular. El fenómeno psicológico por el que pasan los seres queridos de los desaparecidos, cómo el dolor de los desaparecidos es pasado de largo, y la muerte del monopolio de la verdad del Estado. Todos intrínsecos a lo que habla Ortega y Gasset de la duda, todos relacionados con la incertidumbre. Hay una parte que me gustaría dejar más clara. Menciono que ante la ineficacia del Estado en el caso de la desaparición de su hija, la señora Juani Solís decide buscar la verdad por su cuenta. Si existiera fe en las autoridades del gobierno, si la gente creyera en el Estado, entonces Juani Solís se hubiera ido a su casa a velar a su hija cuando le entregaron sus supuestos restos. Pero no existe una fe en el gobierno de la manera en que hay una fe por la inteligencia. Todo lo contrario. En México nadie cree en las autoridades, nadie tiene fe en ellas. Después Juani Solis logró encontrar algo más cercano a la verdad por propia mano. Pero qué confuso es vivir en un lugar donde lo que se te proporciona esta lleno de huecos, y donde otra verdad que no sea la del Estado no existe. Y si solo fuera otra persona la que no aceptara otro acercamiento a la verdad entonces no habría mayor problema, pero sí lo es cuando aquello que no acepta otra versión de la ella es la responsable de velar por la vida en un área geográfica. Qué problemático que tu acercamiento a la verdad se vuelva ilegal en cierta forma.
Otro elemento en el cual me gustaría ahondar sería en que pasamos de largo el sufrimiento de los recipientes del crimen. Nos causan compasión sus familias, pero cuesta pensar en ellos. Sobretodo cuando no se vuelve a saber nada, ni siquiera restos óseos. Cuando se escucha la descripción de una violación de la integridad física de una persona uno suele hacer muecas, es inevitable sentir lástima y compasión. Pero con un desaparecido no, no hay nada más que una foto, no hay algo tan concreto sobre lo cual sentir. La constancia con la que vemos letreros de personas perdidas sólo aporta a la percepción de inseguridad y  de-sensibiliza a las personas.
(Modotti, 1929)
La Dra. Pauline Boss es una psicóloga que acuño el término “pérdida ambigua”. Se distingue de una pérdida ordinaria ya que no hay verificación de la muerte o certeza de que la persona regresará o volverá a ser como antes. Lo divide en dos tipos. Aquella cuando existe ausencia física y presencia psicológica. Dígase desapariciones forzadas, terremotos, dar un bebé en adopción; luego esta la segunda, presencia física y ausencia psicológica. Tal como la enfermedad de Alzheimer, adicción o trauma en el cerebro. En ambos casos la falta de interacción no le permite conocer a uno que es de la otra persona. No hay manera de conocer cómo está, en qué piensa, no se pueden compartir momentos, pensamientos. De nuevo la incertidumbre está en el centro de todo.
En la introducción de su libro “Creer, saber, conocer” Luis Villoro habla sobre qué es conocimiento, ¿qué tiene ser algo para calificarse como tal? Relata que las diferentes ramas del estudio humano han sido miopes al intentar contestar esas preguntas. La ciencia y la filosofía se han comportado como una pareja de baile con cuatro pies izquierdos. Se entrometen cuando le compete al otro y los enfoques están cambiados. Villoro argumenta que partir científicamente de las definiciones vagas de “creencia”, “actitud”, “intención”, “motivo” o “conocimiento” no puede acabar bien. Es ahí donde la filosofía puede ayudar a la ciencia al producir la precisión requerida con el análisis de los conceptos epistémicos.
Primero usa Teetetes, un diálogo escrito por Platón que trata sobre la naturaleza del saber. Villoro habla de un consenso en el campo sobre la definición de la palabra “saber” definido como conocimiento proposicional, es decir, el que se refiere a un hecho o situación expresados por una proposición. Después pregunta ¿saber implica creer?, pues bien, uno usa la palabra creer cuando no se tiene la certeza al respecto. Cuando alguien da a algo por verdad pero no tiene pruebas o constancia de ello. Todo saber implica creencia pero no toda creencia implica saber.  Entonces, el conocimiento pasa de creencia al saber cuando lo consideramos verdadero. Pero incluso ahí podríamos hablar de una contradicción. Yo puedo creer algo y saberlo pero no por eso va a resultar ser verdadero. La situación ahí es que no sé, sólo creo que sé. Ahora supongamos que creo algo y es verdadero, ¿ya es saber? No. Puede que mi creencia sea verdadera por casualidad. El ejemplo que presenté en la reflexión fue: hacer un problema de matemáticas y acertar la respuesta con el procedimiento equivocado. ¿Podría argumentar que esa persona sabía  lo que estaba haciendo? Así pues, el fundamento también es de suma importancia. Tener razones suficientes que justifiquen la creencia.
El segundo análisis los hace según  el Menón, un texto de Platón sobre la esencia de la virtud. Relata un enfoque práctico. Queremos conocer, ante todo, por motivos prácticos; nos interesa saber porque, de lo contrario, no podríamos actuar ni, por ende vivir. A esta teoría no le interesa el procedimiento, sólo el resultado. Aquello que el conocimiento le complementa a la creencia verdadera es que de esa manera la creencia esta “sujeta, de modo que no puede escaparse”. Las razones son los eslabones con que la inteligencia alcanza la verdad y la amarra que asegura el éxito de nuestra práctica.

Para esa semana escribimos sobre nuestra carrera y el conocimiento, el saber. En retrospectiva y al haber leído de nuevo la lectura creo que es el Menón el que habla de un manera que es más fácil de relacionar con el Derecho. Sobretodo porque Villoro explica esa teoría de una manera muy óptica que relaciona la práctica con el conocimiento. En la rama judicial del país las cosas no funcionan como deberían, pero eso no implica que se detengan. Recorrer el laberinto espinoso requiere conocimiento que venga tanto de los textos y la práctica en el salón como de experiencia en el campo laboral. En pocas palabras, ser capaz de ser un guía eficaz para llevar a alguien a una ciudad sin tener el conocimiento exacto de porqué tomar esa ruta no servirá por mucho tiempo. En mi reflexión escribo sobre cómo el saber en el Derecho es algo resbaladizo y fluctuante. En una profesión así, y me imagino que en todas, el panorama siempre es cambiante. Uno debe tener el conocimiento para prevalecer.
(Wyeth, 1943)
Pablo Fernández Christlieb hace un recorrido de la Edad Media y la parte más interesante de lo que quiere demostrar es que la percepción y la sensación son construcciones históricas y sociales. Por ejemplo, que a principios de la Edad Media había sólo un color y ahora hay miles. Y eso sin que nuestra vista haya mejorado.
Los objetos eran sagrados cuando eran escasos, pero cuando aumentan en número pierden esa cualidad. Este aumento en objetos conlleva a una separación entre el percatamiento y el objeto percatado. Define a la percepción como el distanciamiento entre uno mismo y el resto. Empieza la invención de más objetos y cada serie pertenece a un sentido; la percepción y la sensación se crean según aparezcan los objetos que los requieren. De esto sigue una obsesión por clasificar y registrar todas las cosas que pudieran ser medibles de alguna manera u otra.
Durante muchos años me había preguntado cómo juzgar a los grandes personajes de la historia, cómo era que a pesar de ser excelentes personas su tiempo, hoy en día serían racistas, machistas, sádicos o en general retrógradas. Creo que con la lectura de José Ortega y Gasset logré obtener una nueva manera de ver a estos personajes. Su valía no estaba en sus creencias, en eso que asumían, sino en sus ideas, en aquello que surgió de sus dudas, sus incertidumbres. El primer atisbo de explicación es sobre el rojo, el primero de los colores que se convirtió en objeto, en algo por sí mismo cuando se pudo teñir en telas y pintar en cosas. El resto de los colores no estaban separados de la naturaleza.
Fanjia, 1992
Bibliografía
P. B. (s.f.). Four Questions about Ambiguous Loss. Retrieved March 11, 2016, from http://www.ambiguousloss.com/four_questions.php 
J. O. (s.f.). Ideas y Creencias.         
J. T. (2014, December 1). Gobernanza Forense Ciudadana: La búsqueda más dolorosa. Magis. Retrieved March 11, 2016, from http://magis.iteso.mx/content/gobernanza-forense-ciudadana-la-búsqueda-más-dolorosa
L. V. (s.f.). Creer, saber, conocer. 

P. F. (2002, julio-diciembre). Psicología colectiva de las cosas y otros objetos. 

Segundo Trabajo Integrador

 En su texto de Ideas y Creencias, José Ortega y Gasset hace una reflexión de lo que son las ideas y creencias para un hombre. Las diferencias entre sí y cómo se ven reflejadas en nuestro día a día. Dice que las creencias son ideas que somos. Que no son pensamientos que tenemos ni a los que llegamos por una vía u otra sino cosas que ya están ahí; se confunden con la realidad misma. Con las creencias propiamente no hacemos nada, sino que simplemente estamos en ella. Ya trabajan en nuestro fondo cuando nos ponemos a pensar en algo. Si estoy en Wal-Mart pienso en si habrá de las croquetas que mi perro come, pero nunca cuestiono si al llegar a la casa estará el perro, el elemento clave de la ecuación. La máxima eficacia sobre nuestro comportamiento reside en las implicaciones latentes de nuestra actividad intelectual {…} y en que, de puro contar con ello, no pensemos. Cristóbal Colón no tenía la certeza de que podría dar la vuelta al mundo en tiempo suficiente para probar sus teorías mercantiles. Lo que sí era una certeza era que si uno navegaba por el tiempo suficiente se llegaría a Asia. Ni su creencia ni ocurrencia cuadraban con la realidad, pero sirve para comprender como estos dos conceptos funcionan en una persona y cómo la historia se puede entender mejor separando estos dos conceptos.  A las ideas con las que no cargamos, las que no asumimos, las refiere como “ocurrencias”. Y ya que nuestras creencias son nuestra realidad, las ocurrencias están un plano diferente al de “realidad”. La verdad o falsedad de una idea es una cuestión de “política interior” dentro del mundo imaginario de nuestras ideas. También señala la incongruencia de referirse a estos dos rubros, creencias y ocurrencias, como una sola cosa; ideas.
(Colville, 1961)
Otro tema importante es el de las adhesiones mentales que se pueden realizar, como el del pensamiento científico. Podemos ponernos a pensar y leer sobre un tema, y cambiar de opinión, todo esto a nuestra voluntad. Pero en ese caso ya no es creencia ni realidad, porque realidad es aquello con lo que contamos ya. ¿Significa esto que puedes escarbar en lo más hondo de tu conocimiento y llegar a tus creencias?, ¿Pero una vez las vislumbras y tocas ya no son creencias?, o que por su naturaleza nunca podemos cuestionar y pensar en las creencias, están siempre por debajo del agua. En ese caso hay muchas cosas que consideramos creencias que sólo son ocurrencias. Aquello que sí lo son definen nuestro estado más esencial y primitivo, no somos una forma definida con sólo eso.
(Sánchez, 1998)
Un ejemplo de creencia es la fe en la inteligencia. Esto no significa una creencia en lo que la inteligencia produce. Eso desencadenaría en una pérdida de la fe en la inteligencia, pues esta misma se corrige todo el tiempo sobre lo que produce. Cuando el dogma falla, la inteligencia falla y se pierde su fe como creencia. Pero eso no pasa.
El último concepto de la lectura es la duda. En ella una cae por un abismo sin fin. La duda conserva de la creencia el carácter de ser algo en que se está. Es decir, que no lo hacemos o ponemos nosotros.Si la creencia es la tierra firme en la que estamos postrados, entonces las grietas por donde sale agua es la duda, es inestable. Pero son estos huecos donde entran las ideas. Pensar en una cosa es lo menos que podemos hacer con ella.
En mi reflexión de esa semana escribí sobre tres cosas en particular. El fenómeno psicológico por el que pasan los seres queridos de los desaparecidos, cómo el dolor de los desaparecidos es pasado de largo, y la muerte del monopolio de la verdad del Estado. Todos intrínsecos a lo que habla Ortega y Gasset de la duda, todos relacionados con la incertidumbre. Hay una parte que me gustaría dejar más clara. Menciono que ante la ineficacia del Estado en el caso de la desaparición de su hija, la señora Juani Solís decide buscar la verdad por su cuenta. Si existiera fe en las autoridades del gobierno, si la gente creyera en el Estado, entonces Juani Solís se hubiera ido a su casa a velar a su hija cuando le entregaron sus supuestos restos. Pero no existe una fe en el gobierno de la manera en que hay una fe por la inteligencia. Todo lo contrario. En México nadie cree en las autoridades, nadie tiene fe en ellas. Después Juani Solis logró encontrar algo más cercano a la verdad por propia mano. Pero qué confuso es vivir en un lugar donde lo que se te proporciona esta lleno de huecos, y donde otra verdad que no sea la del Estado no existe. Y si solo fuera otra persona la que no aceptara otro acercamiento a la verdad entonces no habría mayor problema, pero sí lo es cuando aquello que no acepta otra versión de la ella es la responsable de velar por la vida en un área geográfica. Qué problemático que tu acercamiento a la verdad se vuelva ilegal en cierta forma.
Otro elemento en el cual me gustaría ahondar sería en que pasamos de largo el sufrimiento de los recipientes del crimen. Nos causan compasión sus familias, pero cuesta pensar en ellos. Sobretodo cuando no se vuelve a saber nada, ni siquiera restos óseos. Cuando se escucha la descripción de una violación de la integridad física de una persona uno suele hacer muecas, es inevitable sentir lástima y compasión. Pero con un desaparecido no, no hay nada más que una foto, no hay algo tan concreto sobre lo cual sentir. La constancia con la que vemos letreros de personas perdidas sólo aporta a la percepción de inseguridad y  de-sensibiliza a las personas.
(Modotti, 1929)
La Dra. Pauline Boss es una psicóloga que acuño el término “pérdida ambigua”. Se distingue de una pérdida ordinaria ya que no hay verificación de la muerte o certeza de que la persona regresará o volverá a ser como antes. Lo divide en dos tipos. Aquella cuando existe ausencia física y presencia psicológica. Dígase desapariciones forzadas, terremotos, dar un bebé en adopción; luego esta la segunda, presencia física y ausencia psicológica. Tal como la enfermedad de Alzheimer, adicción o trauma en el cerebro. En ambos casos la falta de interacción no le permite conocer a uno que es de la otra persona. No hay manera de conocer cómo está, en qué piensa, no se pueden compartir momentos, pensamientos. De nuevo la incertidumbre está en el centro de todo.
En la introducción de su libro “Creer, saber, conocer” Luis Villoro habla sobre qué es conocimiento, ¿qué tiene ser algo para calificarse como tal? Relata que las diferentes ramas del estudio humano han sido miopes al intentar contestar esas preguntas. La ciencia y la filosofía se han comportado como una pareja de baile con cuatro pies izquierdos. Se entrometen cuando le compete al otro y los enfoques están cambiados. Villoro argumenta que partir científicamente de las definiciones vagas de “creencia”, “actitud”, “intención”, “motivo” o “conocimiento” no puede acabar bien. Es ahí donde la filosofía puede ayudar a la ciencia al producir la precisión requerida con el análisis de los conceptos epistémicos.
Primero usa Teetetes, un diálogo escrito por Platón que trata sobre la naturaleza del saber. Villoro habla de un consenso en el campo sobre la definición de la palabra “saber” definido como conocimiento proposicional, es decir, el que se refiere a un hecho o situación expresados por una proposición. Después pregunta ¿saber implica creer?, pues bien, uno usa la palabra creer cuando no se tiene la certeza al respecto. Cuando alguien da a algo por verdad pero no tiene pruebas o constancia de ello. Todo saber implica creencia pero no toda creencia implica saber.  Entonces, el conocimiento pasa de creencia al saber cuando lo consideramos verdadero. Pero incluso ahí podríamos hablar de una contradicción. Yo puedo creer algo y saberlo pero no por eso va a resultar ser verdadero. La situación ahí es que no sé, sólo creo que sé. Ahora supongamos que creo algo y es verdadero, ¿ya es saber? No. Puede que mi creencia sea verdadera por casualidad. El ejemplo que presenté en la reflexión fue: hacer un problema de matemáticas y acertar la respuesta con el procedimiento equivocado. ¿Podría argumentar que esa persona sabía  lo que estaba haciendo? Así pues, el fundamento también es de suma importancia. Tener razones suficientes que justifiquen la creencia.
El segundo análisis los hace según  el Menón, un texto de Platón sobre la esencia de la virtud. Relata un enfoque práctico. Queremos conocer, ante todo, por motivos prácticos; nos interesa saber porque, de lo contrario, no podríamos actuar ni, por ende vivir. A esta teoría no le interesa el procedimiento, sólo el resultado. Aquello que el conocimiento le complementa a la creencia verdadera es que de esa manera la creencia esta “sujeta, de modo que no puede escaparse”. Las razones son los eslabones con que la inteligencia alcanza la verdad y la amarra que asegura el éxito de nuestra práctica.

Para esa semana escribimos sobre nuestra carrera y el conocimiento, el saber. En retrospectiva y al haber leído de nuevo la lectura creo que es el Menón el que habla de un manera que es más fácil de relacionar con el Derecho. Sobretodo porque Villoro explica esa teoría de una manera muy óptica que relaciona la práctica con el conocimiento. En la rama judicial del país las cosas no funcionan como deberían, pero eso no implica que se detengan. Recorrer el laberinto espinoso requiere conocimiento que venga tanto de los textos y la práctica en el salón como de experiencia en el campo laboral. En pocas palabras, ser capaz de ser un guía eficaz para llevar a alguien a una ciudad sin tener el conocimiento exacto de porqué tomar esa ruta no servirá por mucho tiempo. En mi reflexión escribo sobre cómo el saber en el Derecho es algo resbaladizo y fluctuante. En una profesión así, y me imagino que en todas, el panorama siempre es cambiante. Uno debe tener el conocimiento para prevalecer.
(Wyeth, 1943)
Pablo Fernández Christlieb hace un recorrido de la Edad Media y la parte más interesante de lo que quiere demostrar es que la percepción y la sensación son construcciones históricas y sociales. Por ejemplo, que a principios de la Edad Media había sólo un color y ahora hay miles. Y eso sin que nuestra vista haya mejorado.
Los objetos eran sagrados cuando eran escasos, pero cuando aumentan en número pierden esa cualidad. Este aumento en objetos conlleva a una separación entre el percatamiento y el objeto percatado. Define a la percepción como el distanciamiento entre uno mismo y el resto. Empieza la invención de más objetos y cada serie pertenece a un sentido; la percepción y la sensación se crean según aparezcan los objetos que los requieren. De esto sigue una obsesión por clasificar y registrar todas las cosas que pudieran ser medibles de alguna manera u otra.
Durante muchos años me había preguntado cómo juzgar a los grandes personajes de la historia, cómo era que a pesar de ser excelentes personas su tiempo, hoy en día serían racistas, machistas, sádicos o en general retrógradas. Creo que con la lectura de José Ortega y Gasset logré obtener una nueva manera de ver a estos personajes. Su valía no estaba en sus creencias, en eso que asumían, sino en sus ideas, en aquello que surgió de sus dudas, sus incertidumbres. El primer atisbo de explicación es sobre el rojo, el primero de los colores que se convirtió en objeto, en algo por sí mismo cuando se pudo teñir en telas y pintar en cosas. El resto de los colores no estaban separados de la naturaleza.
Fanjia, 1992
Bibliografía
P. B. (s.f.). Four Questions about Ambiguous Loss. Retrieved March 11, 2016, from http://www.ambiguousloss.com/four_questions.php 
J. O. (s.f.). Ideas y Creencias.         
J. T. (2014, December 1). Gobernanza Forense Ciudadana: La búsqueda más dolorosa. Magis. Retrieved March 11, 2016, from http://magis.iteso.mx/content/gobernanza-forense-ciudadana-la-búsqueda-más-dolorosa
L. V. (s.f.). Creer, saber, conocer. 

P. F. (2002, julio-diciembre). Psicología colectiva de las cosas y otros objetos.